La Región - Costa del Sol

 
La Costa del Sol, no por capricho, ha llegado a ser conocida durante estos últimos años también como Costa del Golf. Las tradicionales señas de identidad de este destino turístico, identificadas desde hace cuatro décadas con la benignidad de un clima óptimo para disfrutar del sol y sus playas, se han implementado con un dinámico desarrollo de numerosos clubes con excelentes prestaciones para la práctica de este deporte que, no en vano, atrae cada año a un creciente contingente de jugadores tanto aficionados como profesionales. Sin duda el clima, además de esa excelente oferta, resulta un factor central en el éxito de la Costa del Sol como punto de referencia para los amantes del golf. La posibilidad de beneficiarse de un tiempo soleado durante más de trescientos días al año es un aliciente de inequívoco valor para disfrutar plenamente del paseo a través de los dieciocho hoyos. Corrientes procedentes del Atlántico, por la proximidad del Estrecho de Gibraltar, se unen a los suaves vientos mediterráneos de levante moderando las temperaturas. La pronunciada orografía genera microclimas siempre definidos por la templada calidez del aire y la ausencia de estados atmosféricos extremos. De hecho este atractivo también se debe a ese privilegiado entorno natural, ya que la Costa del Sol es una larga franja litoral extendida bajo un telón de montañas elevadas -las sierras de Mijas, Alpujata y Blanca- que actúan como friso de protección contra los efectos septentrionales proporcionando, además de un clima tan templado, la sucesión de valles y laderas de singular belleza, como el afamado "Valle del Golf", en el municipio de Mijas, donde se encuentran algunos de los campos más reconocidos. 

 

Estos factores permiten comprender que la Costa del Sol, o Costa del Golf, haya sido elegida como sede de varias PGA europeas toda vez que éstas disponen de unas instalaciones inmejorables y pueden mantener su preparación durante todos los meses del año sin verse afectadas por el abrupto invierno del norte continental. Ello también justifica que un club de esta zona fuese designado para organizar la primera edición de la Ryder Cup en sede europea celebrada fuera del Reino Unido. Precisamente varios jugadores con el aval de sus aportaciones memorables a las victorias de Europa en la Ryder Cup son profesionales en los clubes de la Costa del Golf. Y es que ésta se presenta asimismo como una atractiva opción para disfrutar de unas vacaciones con la seducción añadida de tomar lecciones de aprendizaje o perfeccionamiento.


 
Facebook
Twitter