Mijas


Mijas fue un poblado perteneciente a la Turdetania, fundado junto a la fortificación de la que todavía quedan restos en la actual planicie de la Muralla, y que se reducen a alguna puerta maltrecha o al trozo de muralla que nos habla de la solidez con que fue construida. Fenicios y griegos pasaron por aquí ante las noticias que tenían de la riqueza y variedad de las minas existentes en esta zona, cuyos metales a partir de entonces, fueron enviados a las ciudades de Oriente.
 
En el siglo II d. de J.C. es citada en la Geografía Ptolomeo, geógrafo y astrólogo de la Escuela de Alejandría, que debió viajar por estas costas, dada la exactitud con que describe los emplazamientos de algunos lugares. Los romanos la llamaron Tamisa y mantuvieron con ella un importante comercio, favorecido por la construcción de la Vía Apia que unía Málaga y Cádiz. Fue conquistada por los musulmanes después de la toma de Málaga, por el año 714, que permitieron que sus habitantes mantuvieran sus bienes, su religión y sus costumbres, a cambio de la tercera parte de lo que producían sus propiedades agrícolas y ganaderas.

Durante el reinado de Omar Ben Hafsun, los mozárabes mijeños mantuvieron buenas relaciones con él, incluso muchos de ellos engrosaron las filas del ejército de Bobastro. Posteriormente, y por la necesidad que tenía Ben Hafsun de posesionarse de las fortalezas próximas al mar, consiguió tomar los castillos de Tolox, Comares y Mijas. Perteneció al reino independiente de Omar hasta que Abderramán III la volvió a reconquistar cuando ya había muerto Ben Hafsun y la ciudad dependía de los hijos de éste. Mientras duró el asedio de Málaga por los Reyes Católicos, resistió los ataques de los ejércitos conquistadores. Pero cuando sus defensores se enteraron de la rendición, y pensando que las condiciones de la capitulación serían ventajosas, depusieron también ellos las armas. Cuando llegaron a Málaga vieron que ésta se había entregado sin condiciones, sometiéndose a la voluntad y merced de los reyes. Se les introdujo primeramente en el corral de la Alcazaba y después, la mayoría de ellos fueron dados y vendidos por los reyes como esclavos a la nobleza y otros caballeros que participaron en la guerra.

Dos años después de la conquista de Granada, se procedió al reparto entre cristianos viejos de las casas, heredades y demás tierras que formaban parte de la jurisdicción de la villa. Durante la guerra de las Comunidades, Mijas permaneció fiel al Emperador. Por a esta actitud, Doña Juana firmó el 2 de enero de 1521 una real cédula declarándola exenta de alcabalas y otorgándole el título de Villa. Un acontecimiento histórico importante ocurrió el 2 de diciembre de 1831 en la playa conocida por El Charcón. Allí desembarcó el general Torrijos junto a 52 hombres. Atravesaron Mijas, coronaron la sierra y fueron a refujiarse a un caserón de la Alquería de Alhaurín de la Torre, propiedad del conde de Mollina, a menos de cuatro leguas de Málaga, donde cercados por las tropas del gobernador militar González Moreno, fueron apresados pocas horas después. Torrijos y sus compañeros fueron fusilados en las playas de San Andrés el 11 de diciembre de 1831.

 

 
Facebook
Twitter